webmaster

noviembre 3, 2017
foto1-1280x855.jpg

La danza del vientre es un baile que, además de resultar divertido, aporta beneficios para la mujer tanto físicos como psicológicos. Según explica la Doctora Carolina Walker, fisioterapeuta y colaboradora de Centradaenti, aumenta la autoestima, mejora la flexibilidad y tonifica la musculatura del suelo pélvico. “Trabaja toda la musculatura del abdomen a la vez que moviliza todos los órganos y la pelvis, algo que pocos ejercicios consiguen”, detalla.

El suelo pélvico, tal como explica la experta, es un conjunto de músculos que cierra la cavidad abdominal a modo de “puente colgante”. Este puente mantiene los órganos pélvicos (vejiga, útero, vagina y recto) en su sitio y se encarga de que funcionen correctamente. El exceso de peso, el estreñimiento o momentos vitales de la mujer como el embarazo, el parto vaginal o la menopausia pueden debilitar esta zona provocando pérdidas de orina, prolapsos o relaciones sexuales dolorosas.

Para reforzar esta zona es aconsejable, tal como señala la Dra. Walker practicar movimientos de vientre y de cadera como los que contempla este tipo de danza, cuyos beneficios son los siguientes:

1. El vientre se convierte en una parte fundamental del cuerpo. Los movimientos de la danza del vientre trabajan la musculatura y la flexibilidad de todo el cuerpo, pero en especial la zona abdominal, lumbar y pélvica.

2. Ayuda a corregir la postura corporal. Como explica Marta del Castillo Martín-Rubio, profesora de esta disciplina en un centro cívico de Getafe, la danza del vientre permite “tomar conciencia de tu cuerpo y de la postura que adoptas en cada momento”. Así, la bailarina asegura que esa “toma de conciencia” hace que resulte más fácil corregirla en el día a día, no sólo durante la práctica del baile.

3. Favorece la digestión, reduce los dolores menstruales y combate el estreñimiento, tal como revela la Dra. Walker.

4. ¡Adelgazante! La danza del vientre ayuda a quemar alrededor de 300 calorías por hora y favorece el movimiento de las articulaciones, de modo que también contribuye a prevenir la artrosis

5. Mejora la autoestima. Tal como explica la profesora Del Castillo, la danza del vientre ayuda a “conectar contigo misma, aceptar tu cuerpo tal y como es y te olvidas de los complejos o de aquello de lo que te sientes menos orgullosa, como por ejemplo los michelines”.

6. Está indicada para tratar ciertas disfunciones sexuales que pueden tener relación con el suelo pélvico, como la falta de libido; además de ayudar a complementar el tratamiento de situaciones de dispareunia (dolor durante las relaciones sexuales), vaginismo (imposibilidad de penetración) y anorgasmia (ausencia de orgasmo). También contribuye a evitar los síntomas de la menopausia.

7. Aumenta la sensualidad y te hace más feliz. Practicar danza del vientre enseña, según explica Del Castillo, a liberar una energía especial poderosa, cargada de sensualidad, naturalidad y femineidad. Y si a esto sumamos que, al hacer ejercicio, se liberan endorfinas, es habitual que su práctica genere sensación de bienestar.

Antes de empezar… ​

Algunas trabas que pueden encontrarse a la hora de iniciarse en la práctica de la danza del vientre pueden ser, según la profesora Del Castillo, la dificultad para disociar los movimientos de cara parte del cuerpo y la menor o mayor habilidad para coordinar los movimientos. “Es normal que una persona que se inicia en la danza del vientre se muestre algo tensa durante el primer mes, pero en cuanto empieza a relajarse consigue disfrutar y a sentirse bien”, comenta. Eso sí, tal como asegura, también es habitual que, una vez que haya pasado algo más de un mes, o cuatro o cinco sesiones seguidas de hora y media, empiecen a notarse los beneficios en la salud, sobre todo en lo que a la autoestima se refiere.


noviembre 3, 2017
talleres.jpg

Iniciando nuestro Ciclo de Talleres, Attitude invita a nuestro primer Taller Gratuito de Danza Arabe, para todo tipo de publico.

Clases Impartidas por Instructoras profesionales.

Temas a Tratar:

Profesora Bassima 

  • Iniciación a la Danza Arabe

Profesora Alya 

  • Técnicas de Improvisación.

Profesora Odalys rachid

  • Técnicas de Velo

Te esperamos, para mas información contáctanos vía telefónica o por nuestro formulario de contacto


noviembre 2, 2017
yoga-05-1280x853.jpg

Hablemos de la importancia que tiene un buen estiramiento en la recuperación de las fibras musculares después del ejercicio. Es importante mantenerlas jóvenes y evitar el agarrotamiento y endurecimiento de las mismas.

A pesar de saber que es necesario y que tenemos que dedicar un tiempo a estirar, hay mucha gente que sigue sin hacerlo por prisa, o si lo hace lo ejecuta de forma errónea. Muchas veces a la hora de estirar forzamos otras partes del cuerpo y en vez de mejorar nuestro estado muscular lo que hacemos es empeorar el de otra parte del cuerpo, y es que como en todo es necesario tener en cuenta algunos puntos para estirar correctamente.

Es importante que tengamos en cuenta que el estiramiento es un paso de aclimatación al ejercicio que vamos a realizar y una fase de relajación después de haber desarrollado la actividad deportiva. Es por esto que tiene que realizarse de forma lenta y sosegada, evitando las posturas forzadas que a la larga pueden acabar deteriorando otra parte del cuerpo. Un estiramiento nunca debe doler, si ocurre esto es que algo no lo estamos haciendo correctamente.

Para que el estiramiento no duela es primordial saber aplicar las posturas correctas para cada movimiento. Cada uno de notros tenemos una constitución física y una forma corporal, es por esto que tenemos que saber hasta donde podemos llegar en los estiramientos. En ningún caso tenemos que forzar ni hacer movimientos antinaturales, y es que el estiramiento consiste en eso, estirar el músculo trabajado, pero mediante movimientos naturales del cuerpo sin posturas forzadas ni dolor.

Una vez sepamos las posturas correctas que debemos adoptar para estirar, es importante soltar la parte del cuerpo que estamos trabajando. De nada sirve intentar estirar si mantenemos los músculos en tensión, y es que tenemos que estar relajados y permitir así que las fibras se elonguen en toda su intensidad. Para conseguir esto las posturas tienen que ser lo más sencillas posible, aunque existen máquinas que nos ayudan a realizar este paso mediante agarres que facilitan soltar al máximo las articulaciones y los músculos para obtener los mejores resultados.

Es estiramiento no es sólo un complemento, es algo fundamental para mantener una buena salud muscular y conseguir un crecimiento óptimo. Por este motivo requiere su tiempo y es necesario no realizar los ejercicios de estiramiento de forma rápida. Lo recomendable es mantener una postura durante unos 30 segundos aproximadamente. Esto es un tiempo más que suficiente para que el músculo se estire por completo y consigamos el efecto deseado.

A partir de ahora los estiramientos tienen que formar parte de nuestra rutina diaria de entrenamiento, y es que son muy importantes si queremos mantener unas articulaciones, músculos y tendones jóvenes, flexibles y libres de riesgo de lesión. Es importante dedicar entorno a 15 minutos diarios a los estiramientos, un tiempo que a la larga vamos a notar en los resultados.