Danza Arabe

enero 18, 2018
laban7_med.jpeg

visualizar, interpretar, investigar y documentar todas las posibilidades de movimiento humano. Es una herramienta en muchos campos y profesiones, especialmente en la danza, teatro, psicoterapia, danzaterapia, deportes, terapias físicas y educación.
Rudolf von Laban (1879-1958), artista, bailarín, coreógrafo, científico y arqutecto, desarrolló este método en Europa durante el siglo XX.
El Método Laban se divide en cuatro categorías generales que se utilizan para investigar y describir las distinas cualidades y expresiones del movimiento humano desde distintas perspectivas. Las cuatro categorías generales son las siguientes.
Cuerpo
En esta categoría se analizan las características físicas y estructurales que se manifiestan en el cuerpo humano cuando está en moción.
Esta categoría contiene distintos principios y modos de investigación kinética que permiten el estudio del cuerpo humano en movimiento. Los principios del mismo que se estudian bajo esta categoría fueron desarrollados principalmente por Bartenieff (y son conocidos como los Fundamentos Bartenieff).
Su estudiante y sucesora, Irgamd Bartenieff (1890-1981) continuó el desarrollo del Método Laban en Estados Unidos a partir de los años 40. Sus aportes al desarrollo del Método Laban son inmensas. Ella no solamente propagó la enseñanzas de Laban. También prosiguió las investigaciones que había empezado su maestro e incorporó sus propios descubrimientos al método,  por eso el nombre oficial del Método Laban es realmente Análisis del Movimiento de Laban/Bartenieff.
Esfuerzo o Dinámica
El Esfuerzo estudia y describe características más sutiles del movimiento humano que revelan la intención interna del movimiento. Esta categoría en el Método Laban permite la descripción y las energías que existen dentro de un movimiento.
Laban dividió la categoría de Esfuerzo en cuatro subcategorías: flujo, peso tiempo y espacio.
Estos cuatro elementos son conocidos como los factores de movilidad. Una persona se puede mover expresando distintas actitudes o cualidades respecto a cada uno de estos factores, se puede mover con una actitud liviana (relajada) o energética respecto a su peso. Su movimiento en el tiempo puede ser prolongado (de una manera sostenida o gradual) o súbito. El flujo en los movimientos puede tener cualidades que van desde lo más contenido hasta lo más suelto o libre.
Forma
La categoría Forma en el Método Laban estudia y analiza tanto las formas que adquiere el cuerpo en el espacio como los distintos procesos que suceden cuando el cuerpo cambia de forma. Dentro del método, la categoría Forma se considera un puente entre las demás categorías, especialmente un puente a las categorías Cuerpo y Espacio.
Existen varias subcategorías dentro de la categoría Forma. Una de ellas se refiere a las cinco formas estáticas que Laban describió: muralla, bola, alfiler, pirámide (tetraedro) y tornillo (espiral). Otra subcategoría se refiere a las maneras en que el cuerpo cambia de forma en relación a su ambiente. Laban identificó tres Modos de Cambio de Forma: uno que se forma de una manera fluida, uno que se forma de una manera direccional y otro que se forma como si fuera una escultura. En las subcategorías de Forma Laban también incluye las cualidades que describen cómo el cuerpo cambia de forma, por ejemplo, haciéndose más grande o más pequeño.
Espacio
El espacio fue uno de los aspectos del método que más desarrolló Laban. En sus teorías analiza el movimiento en conexión  a su ambiente, patrones geométricos en el espacio, secuencias y líneas de tensión en el espacio.
El instrumento principal de este estudio es: EL CUERPO HUMANO. El segundo componente es EL ESPACIO, donde se mueve el cuerpo y donde dibuja las formas. El tercer elemento de análisis corresponde a las calidades de movimiento o ESFUERZO ENERGÉTICO, describe como el cuerpo se mueve y dibuja formas en el espacio. Para analizar el movimiento humano hay que tener en cuenta que el cuerpo se desarrolla como estructura en las distintas etapas de la vida y que está en continuo cambio. El movimiento evoluciona conjuntamente al desarrollo de nuestras capacidades motoras e intelectuales. Las formas que dibujan los movimientos se producen, en realidad, para cambiarse constantemente. Ninguna forma es estática y el paso entre forma y forma es lo que nos desplaza, comunica, explora, relaciona con otros y con el espacio que nos rodea. El modo en que se mueve el cuerpo en el espacio depende de la combinación de los cuatro elementos básicos de las dinámicas: PESO-TIEMPO-FLUJO- ESPACIO. El contenido expresivo o formal de cada acción que realizamos varía en significado e intención de acuerdo a la combinación de estas dinámicas. El cuerpo está constantemente lidiando con su peso a favor o en contra de la gravedad, que descarga a tierra o lo retiene. El peso es la intención, el impacto. Suavidad versus fuerza. El tiempo, en forma de ritmo, está presente en todas nuestras acciones.
“El espacio dinámico, con sus maravillosas danzas de tensiones y descargas, es la tierra donde el movimiento florece. El movimiento es la vida del espacio. El espacio vacío no existe, entonces no hay espacio si movimiento ni movimiento sin espacio. Todo movimiento es un eterno cambio entre condensar y soltar, entre la creación de nudos de concentración y unificación de fuerza al condensar y de la creación de torsiones en el proceso de sujetar soltar. Estabilidad y movilidad alternan sin fin.” Rudolf Laban
“a mi criterio no se trata de codificar pasos ni inventar nombres a movimientos que no los tienen, se trata de describir y expresar el movimiento de forma explicita tal como se siente y se percibe”
Laban es el primero en señalar la importancia de
la danza en le mundo de la educación y la sitúa al mismo nivel que
las otras materias. Defiende el movimiento como un arte fundamental
por el que se educa la integridad del ser como unidad sensitiva,
emocional e intelectual. Ofrece no sólo un terreno para descubrir y
experimentar el movimiento, sino que propulsa un medio de
formación, de expresión y de comunicación que favorece el espíritu
crítico y las facultades globales del ser.

Odalys Rachid

Fuentes: -About Español -Danza/ballet -Revista Diagonal


noviembre 3, 2017
foto1-1280x855.jpg

La danza del vientre es un baile que, además de resultar divertido, aporta beneficios para la mujer tanto físicos como psicológicos. Según explica la Doctora Carolina Walker, fisioterapeuta y colaboradora de Centradaenti, aumenta la autoestima, mejora la flexibilidad y tonifica la musculatura del suelo pélvico. “Trabaja toda la musculatura del abdomen a la vez que moviliza todos los órganos y la pelvis, algo que pocos ejercicios consiguen”, detalla.

El suelo pélvico, tal como explica la experta, es un conjunto de músculos que cierra la cavidad abdominal a modo de “puente colgante”. Este puente mantiene los órganos pélvicos (vejiga, útero, vagina y recto) en su sitio y se encarga de que funcionen correctamente. El exceso de peso, el estreñimiento o momentos vitales de la mujer como el embarazo, el parto vaginal o la menopausia pueden debilitar esta zona provocando pérdidas de orina, prolapsos o relaciones sexuales dolorosas.

Para reforzar esta zona es aconsejable, tal como señala la Dra. Walker practicar movimientos de vientre y de cadera como los que contempla este tipo de danza, cuyos beneficios son los siguientes:

1. El vientre se convierte en una parte fundamental del cuerpo. Los movimientos de la danza del vientre trabajan la musculatura y la flexibilidad de todo el cuerpo, pero en especial la zona abdominal, lumbar y pélvica.

2. Ayuda a corregir la postura corporal. Como explica Marta del Castillo Martín-Rubio, profesora de esta disciplina en un centro cívico de Getafe, la danza del vientre permite “tomar conciencia de tu cuerpo y de la postura que adoptas en cada momento”. Así, la bailarina asegura que esa “toma de conciencia” hace que resulte más fácil corregirla en el día a día, no sólo durante la práctica del baile.

3. Favorece la digestión, reduce los dolores menstruales y combate el estreñimiento, tal como revela la Dra. Walker.

4. ¡Adelgazante! La danza del vientre ayuda a quemar alrededor de 300 calorías por hora y favorece el movimiento de las articulaciones, de modo que también contribuye a prevenir la artrosis

5. Mejora la autoestima. Tal como explica la profesora Del Castillo, la danza del vientre ayuda a “conectar contigo misma, aceptar tu cuerpo tal y como es y te olvidas de los complejos o de aquello de lo que te sientes menos orgullosa, como por ejemplo los michelines”.

6. Está indicada para tratar ciertas disfunciones sexuales que pueden tener relación con el suelo pélvico, como la falta de libido; además de ayudar a complementar el tratamiento de situaciones de dispareunia (dolor durante las relaciones sexuales), vaginismo (imposibilidad de penetración) y anorgasmia (ausencia de orgasmo). También contribuye a evitar los síntomas de la menopausia.

7. Aumenta la sensualidad y te hace más feliz. Practicar danza del vientre enseña, según explica Del Castillo, a liberar una energía especial poderosa, cargada de sensualidad, naturalidad y femineidad. Y si a esto sumamos que, al hacer ejercicio, se liberan endorfinas, es habitual que su práctica genere sensación de bienestar.

Antes de empezar… ​

Algunas trabas que pueden encontrarse a la hora de iniciarse en la práctica de la danza del vientre pueden ser, según la profesora Del Castillo, la dificultad para disociar los movimientos de cara parte del cuerpo y la menor o mayor habilidad para coordinar los movimientos. “Es normal que una persona que se inicia en la danza del vientre se muestre algo tensa durante el primer mes, pero en cuanto empieza a relajarse consigue disfrutar y a sentirse bien”, comenta. Eso sí, tal como asegura, también es habitual que, una vez que haya pasado algo más de un mes, o cuatro o cinco sesiones seguidas de hora y media, empiecen a notarse los beneficios en la salud, sobre todo en lo que a la autoestima se refiere.


noviembre 3, 2017
talleres.jpg

Iniciando nuestro Ciclo de Talleres, Attitude invita a nuestro primer Taller Gratuito de Danza Arabe, para todo tipo de publico.

Clases Impartidas por Instructoras profesionales.

Temas a Tratar:

Profesora Bassima 

  • Iniciación a la Danza Arabe

Profesora Alya 

  • Técnicas de Improvisación.

Profesora Odalys rachid

  • Técnicas de Velo

Te esperamos, para mas información contáctanos vía telefónica o por nuestro formulario de contacto