Otras

enero 18, 2018
laban7_med.jpeg

visualizar, interpretar, investigar y documentar todas las posibilidades de movimiento humano. Es una herramienta en muchos campos y profesiones, especialmente en la danza, teatro, psicoterapia, danzaterapia, deportes, terapias físicas y educación.
Rudolf von Laban (1879-1958), artista, bailarín, coreógrafo, científico y arqutecto, desarrolló este método en Europa durante el siglo XX.
El Método Laban se divide en cuatro categorías generales que se utilizan para investigar y describir las distinas cualidades y expresiones del movimiento humano desde distintas perspectivas. Las cuatro categorías generales son las siguientes.
Cuerpo
En esta categoría se analizan las características físicas y estructurales que se manifiestan en el cuerpo humano cuando está en moción.
Esta categoría contiene distintos principios y modos de investigación kinética que permiten el estudio del cuerpo humano en movimiento. Los principios del mismo que se estudian bajo esta categoría fueron desarrollados principalmente por Bartenieff (y son conocidos como los Fundamentos Bartenieff).
Su estudiante y sucesora, Irgamd Bartenieff (1890-1981) continuó el desarrollo del Método Laban en Estados Unidos a partir de los años 40. Sus aportes al desarrollo del Método Laban son inmensas. Ella no solamente propagó la enseñanzas de Laban. También prosiguió las investigaciones que había empezado su maestro e incorporó sus propios descubrimientos al método,  por eso el nombre oficial del Método Laban es realmente Análisis del Movimiento de Laban/Bartenieff.
Esfuerzo o Dinámica
El Esfuerzo estudia y describe características más sutiles del movimiento humano que revelan la intención interna del movimiento. Esta categoría en el Método Laban permite la descripción y las energías que existen dentro de un movimiento.
Laban dividió la categoría de Esfuerzo en cuatro subcategorías: flujo, peso tiempo y espacio.
Estos cuatro elementos son conocidos como los factores de movilidad. Una persona se puede mover expresando distintas actitudes o cualidades respecto a cada uno de estos factores, se puede mover con una actitud liviana (relajada) o energética respecto a su peso. Su movimiento en el tiempo puede ser prolongado (de una manera sostenida o gradual) o súbito. El flujo en los movimientos puede tener cualidades que van desde lo más contenido hasta lo más suelto o libre.
Forma
La categoría Forma en el Método Laban estudia y analiza tanto las formas que adquiere el cuerpo en el espacio como los distintos procesos que suceden cuando el cuerpo cambia de forma. Dentro del método, la categoría Forma se considera un puente entre las demás categorías, especialmente un puente a las categorías Cuerpo y Espacio.
Existen varias subcategorías dentro de la categoría Forma. Una de ellas se refiere a las cinco formas estáticas que Laban describió: muralla, bola, alfiler, pirámide (tetraedro) y tornillo (espiral). Otra subcategoría se refiere a las maneras en que el cuerpo cambia de forma en relación a su ambiente. Laban identificó tres Modos de Cambio de Forma: uno que se forma de una manera fluida, uno que se forma de una manera direccional y otro que se forma como si fuera una escultura. En las subcategorías de Forma Laban también incluye las cualidades que describen cómo el cuerpo cambia de forma, por ejemplo, haciéndose más grande o más pequeño.
Espacio
El espacio fue uno de los aspectos del método que más desarrolló Laban. En sus teorías analiza el movimiento en conexión  a su ambiente, patrones geométricos en el espacio, secuencias y líneas de tensión en el espacio.
El instrumento principal de este estudio es: EL CUERPO HUMANO. El segundo componente es EL ESPACIO, donde se mueve el cuerpo y donde dibuja las formas. El tercer elemento de análisis corresponde a las calidades de movimiento o ESFUERZO ENERGÉTICO, describe como el cuerpo se mueve y dibuja formas en el espacio. Para analizar el movimiento humano hay que tener en cuenta que el cuerpo se desarrolla como estructura en las distintas etapas de la vida y que está en continuo cambio. El movimiento evoluciona conjuntamente al desarrollo de nuestras capacidades motoras e intelectuales. Las formas que dibujan los movimientos se producen, en realidad, para cambiarse constantemente. Ninguna forma es estática y el paso entre forma y forma es lo que nos desplaza, comunica, explora, relaciona con otros y con el espacio que nos rodea. El modo en que se mueve el cuerpo en el espacio depende de la combinación de los cuatro elementos básicos de las dinámicas: PESO-TIEMPO-FLUJO- ESPACIO. El contenido expresivo o formal de cada acción que realizamos varía en significado e intención de acuerdo a la combinación de estas dinámicas. El cuerpo está constantemente lidiando con su peso a favor o en contra de la gravedad, que descarga a tierra o lo retiene. El peso es la intención, el impacto. Suavidad versus fuerza. El tiempo, en forma de ritmo, está presente en todas nuestras acciones.
“El espacio dinámico, con sus maravillosas danzas de tensiones y descargas, es la tierra donde el movimiento florece. El movimiento es la vida del espacio. El espacio vacío no existe, entonces no hay espacio si movimiento ni movimiento sin espacio. Todo movimiento es un eterno cambio entre condensar y soltar, entre la creación de nudos de concentración y unificación de fuerza al condensar y de la creación de torsiones en el proceso de sujetar soltar. Estabilidad y movilidad alternan sin fin.” Rudolf Laban
“a mi criterio no se trata de codificar pasos ni inventar nombres a movimientos que no los tienen, se trata de describir y expresar el movimiento de forma explicita tal como se siente y se percibe”
Laban es el primero en señalar la importancia de
la danza en le mundo de la educación y la sitúa al mismo nivel que
las otras materias. Defiende el movimiento como un arte fundamental
por el que se educa la integridad del ser como unidad sensitiva,
emocional e intelectual. Ofrece no sólo un terreno para descubrir y
experimentar el movimiento, sino que propulsa un medio de
formación, de expresión y de comunicación que favorece el espíritu
crítico y las facultades globales del ser.

Odalys Rachid

Fuentes: -About Español -Danza/ballet -Revista Diagonal


noviembre 2, 2017
yoga-05-1280x853.jpg

Hablemos de la importancia que tiene un buen estiramiento en la recuperación de las fibras musculares después del ejercicio. Es importante mantenerlas jóvenes y evitar el agarrotamiento y endurecimiento de las mismas.

A pesar de saber que es necesario y que tenemos que dedicar un tiempo a estirar, hay mucha gente que sigue sin hacerlo por prisa, o si lo hace lo ejecuta de forma errónea. Muchas veces a la hora de estirar forzamos otras partes del cuerpo y en vez de mejorar nuestro estado muscular lo que hacemos es empeorar el de otra parte del cuerpo, y es que como en todo es necesario tener en cuenta algunos puntos para estirar correctamente.

Es importante que tengamos en cuenta que el estiramiento es un paso de aclimatación al ejercicio que vamos a realizar y una fase de relajación después de haber desarrollado la actividad deportiva. Es por esto que tiene que realizarse de forma lenta y sosegada, evitando las posturas forzadas que a la larga pueden acabar deteriorando otra parte del cuerpo. Un estiramiento nunca debe doler, si ocurre esto es que algo no lo estamos haciendo correctamente.

Para que el estiramiento no duela es primordial saber aplicar las posturas correctas para cada movimiento. Cada uno de notros tenemos una constitución física y una forma corporal, es por esto que tenemos que saber hasta donde podemos llegar en los estiramientos. En ningún caso tenemos que forzar ni hacer movimientos antinaturales, y es que el estiramiento consiste en eso, estirar el músculo trabajado, pero mediante movimientos naturales del cuerpo sin posturas forzadas ni dolor.

Una vez sepamos las posturas correctas que debemos adoptar para estirar, es importante soltar la parte del cuerpo que estamos trabajando. De nada sirve intentar estirar si mantenemos los músculos en tensión, y es que tenemos que estar relajados y permitir así que las fibras se elonguen en toda su intensidad. Para conseguir esto las posturas tienen que ser lo más sencillas posible, aunque existen máquinas que nos ayudan a realizar este paso mediante agarres que facilitan soltar al máximo las articulaciones y los músculos para obtener los mejores resultados.

Es estiramiento no es sólo un complemento, es algo fundamental para mantener una buena salud muscular y conseguir un crecimiento óptimo. Por este motivo requiere su tiempo y es necesario no realizar los ejercicios de estiramiento de forma rápida. Lo recomendable es mantener una postura durante unos 30 segundos aproximadamente. Esto es un tiempo más que suficiente para que el músculo se estire por completo y consigamos el efecto deseado.

A partir de ahora los estiramientos tienen que formar parte de nuestra rutina diaria de entrenamiento, y es que son muy importantes si queremos mantener unas articulaciones, músculos y tendones jóvenes, flexibles y libres de riesgo de lesión. Es importante dedicar entorno a 15 minutos diarios a los estiramientos, un tiempo que a la larga vamos a notar en los resultados.